Posts Tagged ‘publicidad’

Facebook Ads, Adwords, Banners: ¿Cuál es mejor?

Publicado el: junio 19th, 2014 por rarg No hay comentarios

¿Facebook, Adwords o Banners?

Entre tantas opciones ya no sabes a cuál irle, así que la cosa se pone difícil.

La buena noticia es que hay una respuesta, aunque probablemente no te va a gustar mucho.

Si tienes menos tráfico que una calle en domingo por la mañana y en tu sitio no se paran ni las moscas, es hora de que pienses en publicidad pagada.

No sale tan caro como algunos piensan y te da resultados inmediatos por mucho menos trabajo que estar haciendo contenido o espameando.

La cosa es: si investigas un poco por ahí, verás que gente exitosa tiene opiniones totalmente opuestas.

Desde hace tiempo dicen que los Banners están muertos y que es solo pérdida de tiempo… sin embargo, hay algunos casos en que tienen una muy buena conversión y son bastante baras en muchos casos.

Otros dicen que Adwords es lo mejor porque agarras gente a la hora que está buscando tu producto o servicio y Google es el buscador más utilizado.

También están los que votan mejor por los anuncios de Facebook porque estás entrando a la red social más utilizada del mundo y porque puedes segmentar a todo dar y porque le tumbas el imperio a Mr. G.

Todos parecen tener éxito, todos parecen vender mucho y todos defienden su opción contra cualquiera.

Así las cosas, ¿quién tiene la razón?

Dicen que los banners están muertos, pero para un programa afiliado de un servicio de citas por Internet, funcionan bastante bien.

Facebook podrá ser a todo dar, pero no sirve de mucho para anuncios de plomeros o electricistas.

Adwords prácticamente sirve para todo, pero puede salir muy caro si no te fijas.

¿ENTONCES?

La respuesta es triste pero es la más realista que me ha enseñado la experiencia. Aplica para anuncios, inversiones, música y casi todo lo demás.

“No hay fórmula mágica”

Facebook es increíblemente redituable para vender productos como zapatos, fajas, joyería y novedades, Adwords puede salir muy caro para algunos de estos productos (al menos para mis fajas).

Adwords es excelente para vender productos y servicios de especialidad técnica, como el plomería, mecánica y cosas así. Facebook puede tardar mil años.

Los banners de chicas y chicos guapos sonriendo atraen muchos clics para ringtones, juegos y citas por Internet.

Cualquiera que sea tu producto o servicio, vas a tener que probar.

Otra vez, no hay fórmula mágica. Un curso de Facebook te dará grandes ganancias porque son efectivos y redituables, siempre y cuando tu producto o servicio sea compatible con este medio.

¿Entonces un curso de Adwords? Quien sabe… ¿que tal si es mejor con Facebook?

En resumen: haz una prueba. La gran mayoría de los cursos tienen devolución si no te sirven, así que no pierdes nada. Honestamente nadie te puede asegurar nada, pero igual y todas pegan. ¿Para qué quedarte con una?

Igual si una no funciona, ¿para qué dedicarle tiempo y recursos?

Invierte un poco de dinero, checa las opciones y entonces podrás tomar una decisión informada.

Mis resultados pueden variar tanto dependiendo del nicho que elija que la verdad ya no me fijo en fórmulas.

Pruebo y uso lo que pega. Esa es la verdadera fórmula mágica.

 

Anuncios engañosos, ¿vale la pena el riesgo?

Publicado el: mayo 23rd, 2014 por rarg No hay comentarios

Anuncios engañosos

Hace unos días, mientras checaba mi correo, este anuncio llamó mucho mi atención.

Como normalmente filtro la publicidad, es raro que le haga caso a un banner, pero lo que leí fue:

SEXO 24 HORAS

¡Orale! ¿Tan temprano y en Hotmail? Claro que después lo leí más detenidamente y hasta me hizo reir.

Si lo lees bien no tiene nada de malo, pero el acomodo de las palabras te hace pensar otra cosa cuando lo ves de golpe.

En mi caso me pregunté qué hacía un anuncio de sexo en Hotmail a medio día, pero muchos otros seguramente le dieron clic sin leerlo completo.

Es un ardid para llamar la atención y, dada nuestra naturaleza, funciona bastante bien.

Claro que a los que le dan clic y resulta algo como trabajo de guardia no les hace mucha gracia, pero es una forma de conseguir visitantes, aunque técnicamente no es una falta de ética.

Tal vez tu producto o servicio pueda tener algo parecido. Quién ideó esta campaña tenía pensado tener muchos visitantes, pero hay un problema con esto:

La publicidad cuesta

He hecho muchas campañas para vender un montón de cosas. A veces pegan, a veces no pegan, pero todas tienen visitantes.

Mientras ganes más de lo que gastes, está bien.

La cosa es que si haces un anuncio como este, que llame mucho la atención y que atraiga gran cantidad de visitantes, tu precio va para arriba.

Si estoy vendiendo una estufa portátil, puedo poner un anuncio que atraiga muchas miradas:

Esta chica te calienta todo lo que le pongas

La buena noticia es que tendré miles de visitas en minutos. La mala es que serán adolescentes calenturientos en vez de amas de casa, campistas o negocios de banquetes.

Lo más probable es que se me vaya todo el dinero recibiendo visitantes que me la refresquen en cuanto vean de qué se trata realmente la cosa y no venda ninguna de mis estufitas.

En resumen, mi publicidad seguramente no me dejará ventas. Es más, hasta me dejará deudas.

Por lo tanto, nunca hay que hacer esto… ¿o sí?

Esto lo puedo contestar con la respuesta que a todo mundo cae gorda: depende.

Hay algunos productos o servicios que pueden salirse con la suya con este tipo de publicidad.

Ring tones, cupones para comida rápida, cosas gratis… cualquier programa cuyo modelo de negocio se base en volumen y tenga una tasa de conversión alta (como todo lo gratis), puede beneficiarse de estos anuncios “creativos”.

La gran mayoría de estas ofertas son CPA (costo por acción) y te pagan un dólar o algo así por cada suscripción, descarga o lo que sea que ofrezcan.

Para ganarle bien a estas, el volumen es la respuesta. De nada te sirve tener conversión si estás ganando un dólar al día. Mejor échale mil gentes a ver cual pega.

Si la oferta la acepta uno de cada 10 y te pagan un dólar, entonces puedes pagar hasta 10 centavos por visitante y salir tablas.

Si bajas el precio con otras palabras, relevancia o alguna otra onda de donde compres la publicidad, hasta sales ganando.

Sin embargo, para hacer este tipo de chistes, el riesgo aumenta y se puede salir de control si no tienes los ojos bien abiertos.

La cosa es llevar bien los números. Mientras estés ganando, no importa qué tu anuncio esté sangrón; no puedes discutir contra los resultados.

Como regla general, la gran mayoría de los productos funcionan mejor con anuncios enfocados: es mejor la calidad que el volumen.

Por ejemplo, durante un tiempo vendí un conjunto de fajas modeladoras. El mercado es bastante obvio: mujeres con algo de relleno buscando que su ropa se vea mejor y, tal vez, sus parejas.

Cualquier otro visitante es una pérdida de dinero.

Por eso, mis anuncios llamaban la atención de cualquier persona buscando éste producto.

El anuncio mencionaba el producto, la talla y el color. De esta manera, reduces el número de personas que den clic por confusión o equivocación.

Dependiendo del caso, hasta menciono el precio en mis anuncios: mejor que sepan que hay que pagar y no estén de metiches pensando que es gratis o algo así.

Para otras cosas como bajar el ringtone del video de Rihana y Shakira, el mercado es mucho más amplio.

En estos casos en que la oferta puede pegar con una amplia variedad de personas, a veces no importa cómo lleves visitantes a la página; la cosa es que lleguen. Ya estando ahí, alguno le agarrará cariño.

La moraleja es: no hay fórmula mágica. Lo que sirve para un mercado, puede ser pésimo para otro.

Si estás pensando en utilizar anuncios de este tipo, monitorea cuidadosamente los números. Eso sin contar con que mucha gente te dedicará muchas maldiciones cuando vea que el anuncio es puro cuento.

Quién sabe cómo le habrá ido al cuate del anuncio; a lo mejor consiguió lo que quería.

Ya he estado en esto el tiempo suficiente para saber que no puedes generalizar. De pronto una idea que parece absurda termina arrasando a los demás.

Como siempre, solo queda probar y tener los ojos bien abiertos. A lo mejor tienes la respuesta en una campañita.

En resumen: las ofertas generales como ringtones, cupones, descuentos, porno y cosas así se pueden manejar con anuncios engañosillos como éste. Estas normalmente tienen tasas de conversión altas, ya que se manejan con algún “gancho” gratuito.

Productos y ofertas más serias, requieren de mucho más cuidado. Necesitas gente que quiera comprar, no nada más andar de curiosa.

Lo bueno es que todos los proveedores de anuncios (Adwords, MSN, etc.) tienen herramientas bastante entretenidas que te muestran, con retrasos de unos minutos, cómo va tu campaña, cuánto dinero te queda y a cuanto te está saliendo el chistecito.

Combina eso con tus ventas y tendrás una imagen bastante fiel de cómo están las cosas y qué tal salió tu anuncio.

Igual y pega, igual y no, pero al menos ya sabrás si te conviene volver a hacerlo o mejor quedarte con técnicas más útiles.

 

Un negocio deja públicamente Facebook. ¿Hay que hacerle segunda?

Publicado el: abril 4th, 2014 por rarg No hay comentarios

¿Vale la pena seguir en Facebook?

Eat24, un servicio con algo de alcance, sale de Facebook para enseñarles que no van a obligarlos a pagar. Además lo hizo de una manera bastante simpática, con una carta de rompimiento y todo.

Es el primer servicio con algunos miles de “Me gusta” que decide quitar su presencia y decirle a los azulitos que se vayan por un tubo. ¿Qué deberías hacer tú?

(más…)

Facebook pasa a ignorar tu opinión

Publicado el: marzo 29th, 2014 por rarg No hay comentarios

Facebook ignora tu opinión

Siguiendo con el relajo de Facebook, en el que ahora te dice que es lo que te gusta y lo que no, todo parece indicar que los azules realmente van a sacarle el mayor jugo posible a su red social, y que valga sorbete a quien afecten.

Y conste que no estoy en contra de que hagan lana, pero hay algunos que ya de plano nos ven como carteras ambulantes.

Los voceros defienden la posición de Facebook al decir que buscan dar un contenido relevante a la experiencia del usuario, pero la verdad es que ese mecanismo ya está funcionando desde hace mucho.

Todos los días hay suscriptores que se cansan de lo que escribo y cancelan la suscripción a mis actualizaciones o al feed del blog.

Si quieren saber más de mí, se pueden suscribir otra vez.

No hay necesidad de un comando de relevancia para proteger a todos.

En Twitter pasa lo mismo y en Facebook se supone que igual.

¿Me gustaba una página?, le saba “Me gusta” y me aparecían sus actualizaciones. ¿Ya no las quiero ver? Le digo que ya no me gusta y byes.

Tan simple que es hasta elegante. Tu opinión, que es lo que vale, es lo que debe mandar. Así es como ha funcionado siempre, hasta que Facebook decidió cambiar la regla unilateralmente.

Ahora Facebook vende las actualizaciones, pasándose de largo tus gustos.

De que pueden hacerlo, pueden hacerlo pero, ¿realmente te puedes saltar a tus usuarios sin consecuencias?

No importa que la plataforma sea de Facebook: quienes le damos el valor somos los usuarios.

Deja de usar Google y automáticamente pierden dinero. Así es como desaparecen marcas, páginas y hasta empresas en el mundo cibernético.

¿Recuerdas MySpace? Hubo un tiempo que parecía imbatible, pero ahora ya prácticamente es un refugio para los nostálgicos.

Facebook parece olvidarse quién lo puso ahí. Faltará ver si hay un nuevo corredor y si vale la pena moverse.

A fin de cuentas, así empezaron todos.

¿O no?

Facebook sigue el camino de Google

Publicado el: marzo 24th, 2014 por rarg No hay comentarios

Facebook favorece más a los que pagan

Desde Diciembre del año pasado, Facebook comenzó, de acuerdo a algunos, a comportarse como muchos otros grandes de Internet: a ver por su conveniencia aunque afecte a sus usuarios.

Como verás más adelante, sus acciones podrán favorecer, aunque sea indirectamente, a quienes pueden pagar por conseguir Likes.

Veamos: en tus “últimas noticias” se supone que los azulitos te ponen lo más nuevo de las páginas que te interesan. ¿Cuáles serán esas páginas? A las que les das el famoso “Me Gusta”.

Sin embargo, desde entonces eso cayó en desuso. Si te has fijado, cada día aparecen más páginas que ni conoces entre tus notificaciones y menos de las páginas que se supone deberían estar ahí.

Muchas de las páginas que “me gustan” tienen actualizaciones y no las veo. En mi caso no me importa porque el correo sigue siendo mi principal fuente de noticias, pero para quien vive en Facebook, esto significa que muchas actualizaciones que supuestamente le interesan no están apareciendo.

Aquí cabe mencionar que esto se supone que no afecta a las notificaciones de tus amigos o de quien eres fan (que es básicamente como un “amigo” más); solo a las páginas que les das “Me gusta”.

La cosa es que ahora, de acuerdo a una fuente (Facebook Is Reportedly About To Slash Your Page’s Organic Reach Even More), el alcance orgánico (el gratis, que viene de la cantidad de “Me gusta” que consigues) se va a reducir todavía más, obviamente a favor de quienes tengan más alcance y estos son los que tienen más público.

Al igual que Mr. G, parece que Facebook se reserva el derecho de escoger lo que considera relevante para ti, aparentemente sin tomar en cuenta tu opinión.

Así que si tienes pocos “me gusta”, ahora tendrás menos público. El problema con esto es que quienes tienen presupuesto para conseguir más atención, especialmente por campañas de publicidad pagada, van a tener una clara ventaja sobre los demás.

Podrás decir que Facebook de eso vive y que hay que mantener el sitio y todas sus ventajas y tendrás razón.

Yo nunca he estado en contra de que alguien se gane dinero al proporcionar un servicio útil y popular. Para eso tienen su barra de anuncios a la derecha y que es bastante efectiva.

El problema es que, desde mi punto de vista y el de muchos otros, ya está interfiriendo con el propósito de la red y la razón por la que tanta gente la utiliza.

Si le doy “Me gusta” a una página de motocicletas arregladas es porque quiero saber algo de motos de esa página, pero ahora me van a poner actualizaciones de Harley Davidson.

Tendrá que ver con motocicletas, pero no es lo que yo escogí. A lo mejor esa página es de mi papá. A lo mejor odio las Harleys.

Pero, lo más importante, ¿no se supone que Facebook se trata de lo que me interesa y me gusta a mí y amis amigos? ¿De donde ahora pueden elegir lo que es “relevante”?

¿Muy exagerado? No lo creo.

Es lo que está pasando en este momento. Hice una prueba checando varias páginas a las que les di “Me gusta” y que se actualizan seguido. Durante el día de ayer, solo me apareció una actualización, pero todas tuvieron algo nuevo.

Lo que sí tuve fueron notificaciones de páginas que no conozco y que no he visitado. Dado que son de temas a los que les he puesto “Me gusta” en otras páginas, puedo decir que Facebook decidió que eran más importantes para mí que las que me llamaron la atención en primer lugar.

Y dado que muchas de esas “actualizaciones” eran páginas y videos de venta, no está de más pensar que fueron resultado de publicidad pagada.

Claro que este experimento es solo anecdótico y tendría que checar muchas cosas más, pero eso ya lo han hecho muchos otros y todos coinciden en que los azules están favoreciendo a sus clientes en detrimento de sus usuarios.

Entonces Facebook ya se siente que te puede leer la mente y poner lo que considera relevante para ti (algo parecido a lo que hace Google con su algoritmo) o está favoreciendo a los que pagan o ambos.

No voy a defender a Google pero en su caso los resultados sí tienen que ver con algunos factores que pueden dar relevancia, pero en Facebook eso no importa.

¿Qué ya la opinión de la gente no va a contar en una red social?

Se supone que en Facebook se trata de lo que a la gente le gusta. Si a todos les gusta una foto de Shakira y la comparten, eso es más relevante, desde el punto de vista de la red social, que la situación de Ucrania.

Para que me digan qué es relevante mejor me voy  a Google, ¿no?

Vaya que cambian las cosas cuando una empresa se hace pública en la bolsa de valores… Ni modo, ya estando ahí el enfoque cambia a utilidades.

No faltarán quienes busquen un sustituto aunque, al igual que Google, los azules están muy fuertes como para caer por esto.

Vaya que conviene ser grandote, ¿no?