¿Quién Mejor Que Google Para Enseñar Algo De Opciones Binarias?

Publicado el: octubre 22nd, 2012 por rarg 3 Comentarios

Caída de Google en la bolsaTodavía adolorido del slap que me acomodó Google el 16 de Octubre, aprovecho su desliz en la bolsa para dar una situación imaginaria e ilustrativa de las opciones binarias.

Por cierto, cabe mencionar que el 16 de Octubre es el cumpleaños de mi hijo… o sea, ¡no pudieron elegir mejor fecha!

En fin, pasemos al rollo de las opciones binarias y su función con una historia melodramática, llena de suspenso, acción y mala publicidad. Está bien, solo una historia…

 

Doña Marta Martínez, viuda desde el 2004, decidió invertir el dinero del considerablemente alto seguro de vida que tenía su marido (se dictaminó muerte accidental, antes de que te hagas ideas…) en lo que entonces era solo una empresa con nombre chistoso: Google.

Con el tiempo vio que su inversión había sido bastante acertada y oportuna, ya que puedo darse algunos de los gustitos que el Sr. Martínez no le dio en vida (no es que se alegrara de su partida pero, el muerto al pozo…).

Sin embargo, un día recibe un tip de que Google, su empresa favorita, está perdiendo dinero, debido a que suspendió el blog de un tipo que nada le había hecho.

Ahora Doña Marta tiene un dilema: ¿será conveniente vender las acciones que tan buenos dividendos le dan? Claro que se quedaría con bastante dinero de la venta, pero perdería lo que ha demostrado ser una gran inversión.

Por otro lado, si resulta que Google cae, su capital podría perder gran parte de su valor.

Así que Doña Marta no disfruta del SPA ni de su sesión de spinning, debido a la preocupación.

Don Martín, uno de los compañeros de SPA que la ve con ojos querendones desde hace tiempo, decide aprovechar la oportunidad para acercarse un poco más.

Le dice a Doña Marta que por un mugriento pago de .05% del valor de sus acciones, él le da la opción de comprarle sus acciones de Google al precio de venta de ese día.

Doña Marta acepta y ahora puede terminar su masaje tranquilamente.

Total de la transacción: Doña Marta ha perdido .05% del valor de su capital, pero ha comprado la opción (pero no la obligación) de vender sus acciones al precio de ese día, suban o bajen de precio.

Por otro lado, Don Martín tiene la obligación de comprar las acciones de Doña Marta al precio de ese día, bajen o suban de precio.

Total que el mero día, a lo mejor porque el Nexus se le cayó o por estar viendo YouTube en el baño, alguien envió el estado de resultados de Google antes del cierre de operaciones en la bolsa.

De acuerdo al “Niu Yor Taims”, incluso se trataba de un borrador. Como dato curioso, este bajón de Google bajó el valor del Nasdaq en 1%… Qué cosas, ¿no?

A Doña Marta casi le da un ataque, pero recordó que tenía la opción binaria que le compró a Don Martín: le gustara o no, el estaba obligado a comprarle sus acciones al precio del día que hicieron la opción, si ella se decidía a venderlas.

Si Doña Marta no hubiera comprado la opción, habría perdido el 8% de su capital (de acuerdo a lo que quedó después de que cerraron las operaciones), pero si ejercita su opción, solo terminaría perdiendo el pago que dio, lo cual es nada comparado con la otra alternativa.

En esta operación Don Martín sale perdiendo, aunque no le importa. Su pequeño ardid acabó por ablandar el corazón de Doña Marta, quien aceptó su propuesta de matrimonio. Ya hicieron cita con el organizador de las bodas… y para sacar un seguro de vida para Don Martín.

 

En éste caso, Don Martín tenía un motivo oculto para hacer el trato, pero ilustra que las opciones existen por una razón y también explica por qué de pronto puedes salir ganando cuando una empresa baja su valor en la bolsa.

 

Opciones BinariasHay una gran cantidad de situaciones que se pueden manejar como opciones binarias

 

Hay toda una gama de posibilidades para comprar opciones. Por ejemplo, asegurar el precio del dólar para una compra que harás en una semana, o pagar por un descuento en un hotel para la siguiente visita durante un año.

Son tantas las cosas que se pueden manejar como opciones que es la razón por la que hay tantas disponibles.

Y lo mejor de todo es que las opciones binarias no tienen tanto riesgo como otros instrumentos de inversión. Como tienen un vencimiento relativamente corto y puedes ver más o menos cómo van, hay manera de invertir con probabilidades de éxito sin necesidad de ser experto.

Claro que pueden salir cosas como la sorpresita de Google que pueden provocar caídas o subidas que den al traste con tu inversión, pero es lo divertido de las opciones binarias.

Como en muchas otras cosas en el mundo de las finanzas, no se trata de ganar siempre, sino de ganar más veces. Al final, cuando sumas todas las transacciones, debes quedar con un “saldo a favor”.

Por eso es que hay que invertir con cuidad. Las plataformas como Empire Option, Any Option o Guarever Option solo son el medio para hacer este tipo de inversiones, no te aseguran nada, ni tienen mejores probabilidades una que otra (eso es cosa tuya) ni te pueden garantizar ganancias o pérdidas.

Así que no te dejes llevar por mala publicidad. Que le vamos a hacer… todo mundo tiene que hacer marketing, por eso siempre digo que estoy guapo y soltero.

Pronto más artículos de opciones.

El trato resultó bien para Doña Marta. Ahora puede ver las cosas con más tranquilidad. Por otro lado, Don Martín ahora duerme con un ojo abierto…

¿Te sirvió el artículo? !Dale un “Like” y Compártelo!

Tags: , , , , , , ,

3 Comentarios

  1. Jorge Martín del Campo dice:

    Jajajaja, qué buen texto!

    Tomando en cuenta que, como dices, se aprende mejor haciendo, cuál es tu sugerencia para iniciar en ésto disminuyendo el riesgo en lo posible?

    Gracias por este trabajo!

    Saludos.

    • rarg dice:

      Nada más deja que termine unas cosas y ¡hay manera de empezar sin riesgo! Claro que con algunas condiciones, pero así son siempre las cosas…

      Pronto, empieza a ganar con apuestas, perdón, con inversiones en las opciones.

  2. Yafar Calderón dice:

    Muy interesante, estoy pendiente de las próximas publicaciones…

Si ya leíste hasta acá, di que piensas