Archive for octubre, 2012

¿Qué tanto sabes de Internet?

Publicado el: octubre 24th, 2012 por rarg No hay comentarios

Sabes de InternetMucha gente dice que no hace nada por Internet porque no sabe. Pero, ¿qué significa eso en estos días?

Mientras escarbaba algunos correos que se van al spam (sorry para los que luego no contesto, no siempre es mi culpa…), vi uno que es bastante común.  Palabras más, palabras menos, es más o menos así:

 

Hola:

Soy Juanita (sí, es un nombre ficticio que utilizo mucho…) de Algún-país-que-no-voy-a-poner y quiero ganar dinero con esto de Internet pero no sé de computadoras. ¿Me podrías aconsejar?

 

Lo primero que me vino a la mente fue: “¡Pues aprende de computadoras!”, pero después me puse a pensar una cosa: tengo que cambiar mi manera de pensar, antes de que me convierta en un viejillo chocho. Bueno, un “adulto en plenitud” chocho.

 

Antes…

Verás, en cuestiones de “saber de computadoras”, en mis tiempos había tres tipos de personas: los chicos cool, esos que hacían deportes, estaban bonitos y conseguían muchachas, los normalitos y los nerds (yo era una combinación de normalito con algunas tendencias a nerd, pero nunca me gustó el ajedrez).

En ese tiempo los nerdos no tenían computadoras para mandar cartas cadena, programar virus o entrar en alguna base de datos para destruir el mundo, pero tenían libros, ajedrez y jueguitos de mesa (ya estaba Star Trek, por si te lo preguntas). ¿Por qué eran así? Porque las computadoras no existían. Bueno, sí existían, pero ahí a finales de los 70’s, principios de los 80’s no cualquiera podía tener una y, lo más importante, si tenías una a nadie le importaba porque no sabían qué era.

Los cool no sabían nada de computadoras, los normalitos las habíamos oído mencionar y los nerds soñaban con tener alguna.

 

Después…

Sin internetDespués de que a Steve Jobs se le ocurrió que todo mundo podía tener una computadora, hubo tres tipos de personas: los chicos cool, los normalitos y los nerds, ahora conocidos como geeks, que podían jugar aventuras de texto y programar virus como el del ping-pong, para distribuirlos por diskettes.

Los cool ahora sabían lo suficiente de computadoras como para que los geeks les hicieran los trabajos y los normalitos hacían su trabajo en las computadoras de la escuela.

Las cosas eran muy parecidas al antes y la diferencia entre quieren sabían de computadoras y quienes no era, simplemente, abismal. Tomando en cuenta que luego salió el Arnold con Teminator, ¡menos daban ganas de saber de computadoras!

 

Ahora…

Ahora sigue habiendo chicos cool, normalitos y geeks, que ahora se la pasan hackeando cosas y que apantallan a todos en la tele tecleando media hora para borrar un archivo, cuando solo tenían que presionar “Supr” (pero eso no la hace de emoción, ¿o sí?),

Sin embargo, hay un cambio: antes estaban los que no sabían de computadoras (los cool), los que sabían un poco (los normales) y los geeks (el término lo dice todo… no sé para que puse el paréntesis).

Hoy ya solo tienes dos opciones: ser un geek o saber de computadoras. No hay tercera opción.

En esta sociedad, la tercera opción ya está empezando a desaparecer y solo se ha mantenido porque la situación económica no les permite a todos tener acceso a computadoras e Internet.

 

¿Entonces?

Celular con internetQuienes antes se enorgullecían de no saber ni tocar una computadora, ahora hacen videos, espían a sus novios, mandan fotos trucadas a sus conquistas en línea, sacan videos comprometedores de los rivales y mandan mensajes de cuentas fantasmas para despistar a sus padres.

A como están las cosas, ¿qué significa “no sé de computadoras”? Porque en estos días, no saber de computadoras equivale a estar ciego, sordo y mudo.

Ya dicho esto, ¿alguna vez te has dicho que no sabes de computadoras? Si es así, ¿exactamente qué es lo que no sabes?

Lo que antes era el dominio de los geeks, ahora es dominio de todos. Ahora todos traen celular (hasta los pordioseros, los he visto) y es cuestión de tiempo antes de que también estén conectados de por vida.

Si te has detenido porque crees que no sabes de tecnología, tal vez es hora de que cambies un poco tu manera de pensar, aceptes que el mundo ya cambió y que eso dejó de ser excusa hace mucho tiempo.

En estos tiempos, hacer negocios por Internet se ha convertido en algo que está al acceso de todos, como trabajar manejando un automóvil o picándole a los botones de un elevador.

Sabes cómo hacer las cosas. Solo es cuestión de que les des el enfoque que les hace falta.

Y, si al final de plano no sabes de computadoras, siempre te queda contestar encuestas o darle clic a los PTCs. Si estás leyendo esto, quiere decir que puedes. Más bien parece que no quieres.

¿Quién Mejor Que Google Para Enseñar Algo De Opciones Binarias?

Publicado el: octubre 22nd, 2012 por rarg 3 Comentarios

Caída de Google en la bolsaTodavía adolorido del slap que me acomodó Google el 16 de Octubre, aprovecho su desliz en la bolsa para dar una situación imaginaria e ilustrativa de las opciones binarias.

Por cierto, cabe mencionar que el 16 de Octubre es el cumpleaños de mi hijo… o sea, ¡no pudieron elegir mejor fecha!

En fin, pasemos al rollo de las opciones binarias y su función con una historia melodramática, llena de suspenso, acción y mala publicidad. Está bien, solo una historia…

 

Doña Marta Martínez, viuda desde el 2004, decidió invertir el dinero del considerablemente alto seguro de vida que tenía su marido (se dictaminó muerte accidental, antes de que te hagas ideas…) en lo que entonces era solo una empresa con nombre chistoso: Google.

Con el tiempo vio que su inversión había sido bastante acertada y oportuna, ya que puedo darse algunos de los gustitos que el Sr. Martínez no le dio en vida (no es que se alegrara de su partida pero, el muerto al pozo…).

Sin embargo, un día recibe un tip de que Google, su empresa favorita, está perdiendo dinero, debido a que suspendió el blog de un tipo que nada le había hecho.

Ahora Doña Marta tiene un dilema: ¿será conveniente vender las acciones que tan buenos dividendos le dan? Claro que se quedaría con bastante dinero de la venta, pero perdería lo que ha demostrado ser una gran inversión.

Por otro lado, si resulta que Google cae, su capital podría perder gran parte de su valor.

Así que Doña Marta no disfruta del SPA ni de su sesión de spinning, debido a la preocupación.

Don Martín, uno de los compañeros de SPA que la ve con ojos querendones desde hace tiempo, decide aprovechar la oportunidad para acercarse un poco más.

Le dice a Doña Marta que por un mugriento pago de .05% del valor de sus acciones, él le da la opción de comprarle sus acciones de Google al precio de venta de ese día.

Doña Marta acepta y ahora puede terminar su masaje tranquilamente.

Total de la transacción: Doña Marta ha perdido .05% del valor de su capital, pero ha comprado la opción (pero no la obligación) de vender sus acciones al precio de ese día, suban o bajen de precio.

Por otro lado, Don Martín tiene la obligación de comprar las acciones de Doña Marta al precio de ese día, bajen o suban de precio.

Total que el mero día, a lo mejor porque el Nexus se le cayó o por estar viendo YouTube en el baño, alguien envió el estado de resultados de Google antes del cierre de operaciones en la bolsa.

De acuerdo al “Niu Yor Taims”, incluso se trataba de un borrador. Como dato curioso, este bajón de Google bajó el valor del Nasdaq en 1%… Qué cosas, ¿no?

A Doña Marta casi le da un ataque, pero recordó que tenía la opción binaria que le compró a Don Martín: le gustara o no, el estaba obligado a comprarle sus acciones al precio del día que hicieron la opción, si ella se decidía a venderlas.

Si Doña Marta no hubiera comprado la opción, habría perdido el 8% de su capital (de acuerdo a lo que quedó después de que cerraron las operaciones), pero si ejercita su opción, solo terminaría perdiendo el pago que dio, lo cual es nada comparado con la otra alternativa.

En esta operación Don Martín sale perdiendo, aunque no le importa. Su pequeño ardid acabó por ablandar el corazón de Doña Marta, quien aceptó su propuesta de matrimonio. Ya hicieron cita con el organizador de las bodas… y para sacar un seguro de vida para Don Martín.

 

En éste caso, Don Martín tenía un motivo oculto para hacer el trato, pero ilustra que las opciones existen por una razón y también explica por qué de pronto puedes salir ganando cuando una empresa baja su valor en la bolsa.

 

Opciones BinariasHay una gran cantidad de situaciones que se pueden manejar como opciones binarias

 

Hay toda una gama de posibilidades para comprar opciones. Por ejemplo, asegurar el precio del dólar para una compra que harás en una semana, o pagar por un descuento en un hotel para la siguiente visita durante un año.

Son tantas las cosas que se pueden manejar como opciones que es la razón por la que hay tantas disponibles.

Y lo mejor de todo es que las opciones binarias no tienen tanto riesgo como otros instrumentos de inversión. Como tienen un vencimiento relativamente corto y puedes ver más o menos cómo van, hay manera de invertir con probabilidades de éxito sin necesidad de ser experto.

Claro que pueden salir cosas como la sorpresita de Google que pueden provocar caídas o subidas que den al traste con tu inversión, pero es lo divertido de las opciones binarias.

Como en muchas otras cosas en el mundo de las finanzas, no se trata de ganar siempre, sino de ganar más veces. Al final, cuando sumas todas las transacciones, debes quedar con un “saldo a favor”.

Por eso es que hay que invertir con cuidad. Las plataformas como Empire Option, Any Option o Guarever Option solo son el medio para hacer este tipo de inversiones, no te aseguran nada, ni tienen mejores probabilidades una que otra (eso es cosa tuya) ni te pueden garantizar ganancias o pérdidas.

Así que no te dejes llevar por mala publicidad. Que le vamos a hacer… todo mundo tiene que hacer marketing, por eso siempre digo que estoy guapo y soltero.

Pronto más artículos de opciones.

El trato resultó bien para Doña Marta. Ahora puede ver las cosas con más tranquilidad. Por otro lado, Don Martín ahora duerme con un ojo abierto…

¿Te sirvió el artículo? !Dale un “Like” y Compártelo!

Censura gubernamental o censura corporativa

Publicado el: octubre 19th, 2012 por rarg No hay comentarios

Ayer estaba platicando con un cuate acerca de la censura en Internet, a propósito de varias cosas como la ley SOPA y la reciente ACTA (de la que somos orgullosos partícipes).

Parte del encanto de este chavo es su gusto por las teorías de conspiración. Algo así como Mulder, el de los Expedientes Secretos X, pero sin OVNIS, tirándole más a la paranoia de “The Lone Gunmen”. Entretenido para una tarde con un par de cervezas, si es que no se pone muy loco.

Después de que hablamos de los típico (“como te ha ido”, “qué bien te ves”, etc.), empezó a tirar grilla con la ley del ACTA. Por desgracia, esta vez se puso muy loco.

Mi esposa de pronto se acordó de una “cosa urgente” que tenía que hacer y se metió a la casa, los niños le subieron a la tele, la tortuga se hizo bolita en su caparazón y hasta los perros de pronto se acordaron de cosas más importantes que hacer (ya no tenía galletas, así que no los puedo culpar…).

Mientras decía que el gobierno pronto nos iba a tener fichados y que “como no hay más gente que luche por la libertad” contra estos gobiernos corruptos y controladores, no pude evitar pensar en la “otra censura”, la que no tiene tantos documentales, tweets ni peroratas como la de éste cuate.

 

También hay “censura” corporativa

 

Puedes no llamarle censura per se pero se le parece bastante. Mejor identificada como “términos de uso” o “políticas de servicio”, la capacidad de algunas entidades para controlar lo que escribes, publicas y compartes no le pide nada a los agentes de la dominación mundial.

Por ejemplo, lo que pasó con mi blog anterior. Como de costumbre, Mr. G no da muchas explicaciones, solo que sus robotcitos decidieron que podía tener “contenido irrelevante, repetitivo o sin sentido” o muchos enlaces  a un solo sitio.

Lo de los enlaces es cierto. Este sitio era “de los de antes”, sin ningún manejador como WordPress, así que el blog del sitio estaba en Blogger. Por supuesto que todos los enlaces apuntaban para acá.

Pero lo interesante es en cuanto al contenido irrelevante; ¿quién decide la relevancia? No voy a decir que mis entradas eran una muestra literaria digna de premio nobel, pero para mi mamá y algunos de mis lectores eran relevantes (gracias Mami…).

¿Qué pasa si quiero escribir un poema donde “te amo, mi amor, te amo con toda la fuerza de mi corazón, te amo con toda mi alma, te amo con…”? ¿Aparecerá el robotcito diciendo “¡PELIGRO! ¡PELIGRO!  Frase repetitiva “te amo”, blog suspendido”?

Esto ya es estirarle mucho, pero hasta el contenido “sin sentido” puede tener sentido. En la prepa me chuté varias corrientes literarias como el Dadaísmo, que era básicamente hacer cosas sin sentido (“recorta palabras de un periódico, échalas en una bolsa, revuélvelas y ya tienes un poema”).

¿Y si mi blog es de esos? ¿Estoy condenado a no publicar?

¿Qué pasaría si Facebook decidiera que las fotos de chicas en bikini van contra sus términos de servicio? ¿No es una censura mucho más efectiva que una ley?

De un plumazo cambia todo el panorama. Y no se necesita de aprobar leyes, hablarle a los agentes de CIA o asociarse con los hombres de negro.

 

Las reglas que hacen los corporativos son más efectivas que cualquier ley de censura



Los corporativos tienen y han ejercido esta capacidad sin problemas, aunque no le llamen censura. ¿Por qué no hacen tanto ruido con esto como con la firma de una ley? ¿Realmente creen que el gobierno es más efectivo para esto?

Google es el buscador más utilizado en el mundo. Muchos de los que publicamos contenido lo hacemos siguiendo sus “directrices para Webmasters” (como no queriendo la cosa, directriz es “un conjunto de instrucciones o normas generales para la ejecución de alguna cosa”), para que Mr. G nos de chance de aparecer en los resultados.

Aunque no es obligación, las consecuencias de no hacerlo son bastante feas para considerarlas.

Algo así como cuando mi esposa me dice que “si quieres cámbiale” cuando está “Hola Martín“, pero yo sé que mejor me voy a lo seguro y me pongo a leer.

Cada que Google nos da una “actualización” como Panda, Penguin o, últimamente, EMD, inmediatamente cambiamos nuestra manera de publicar.

Y luego creen que una ley mugrienta es la que va a hacer la diferencia…

Jaja, creo que estoy siendo injusto con Google… Aunque me ha pegado en muchas cosas a pesar de que soy de los que respetan las reglas, hay que considerar que a Mr. G y otras plataformas los demandan por lo que nosotros hacemos. Es de esperarse que estén bastante ciscados después de millones de dólares en demandas, amenazas y mentadas.

Sin embargo, el punto es que las empresas que influyen en la red tienen el poder para hacer prácticamente lo que quieran. Como que la musiquita se pone medio tétrica…

 

¿Por qué es importante tomar esto en cuenta?

 

 

Porque, nos guste o no, las empresas que influyen (o controlan) la red son, a fin de cuentas, empresas. Se manejan con ingresos y, si hay manera de ganar más pues, ¡a darle!

Las que más pelean los famosos “derechos de autor” son corporativos que tratan de mantener vivo un modelo económico que está muriendo una muerte lenta, cuando debería aceptar que “cumplió su ciclo” (como dicen en las novelas) y pasar dignamente a la historia.

Por ejemplo, la música. Antes, si querías ser cantante, necesitabas tener tu agente, tu Publisher (disquera, editora, etc.) y mucha publicidad. Alguien tenía que manejarte las cosas para que pudieras “llevar tu música al mundo”.

Se hizo toda una industria alrededor de este modelo y, conforme crecía, las casa disquera pasó de tener artistas, agentes, músicos y diseñadores, a tener administradores y abogados, muchos abogados.

Hoy, una chica borracha que hace algunos desfiguros con los policías se hace famosa en minutos. Un niño haciendo pininos musicales se hace todo un fenómeno, aunque después lo agarre el sistema  (¿o no Justin?).

¿Por qué no migrar de un modelo obsoleto y crear uno nuevo, que vaya acorde con los cambios en el mundo?

Por desgracia, significaría acabar con una industria y lo que trae con ella. Al menos eso es lo que muchos ven. ¿Por qué no ver que, aunque sí se va a terminar una industria, puede nacer otra? Google se convirtió en una de las empresas más exitosas de la historia haciendo algo nuevo. ¿Es tan difícil de ver?

En fin, como siempre, los responsables no son los corporativos o el gobierno. Si sigues hablando por el celular aunque te lo cobran bien caro, si sigues pagando conciertos de empresas que abogan por la censura o apoyas a corporativos que explotan a los Chinos, bueno, ya sabes dónde está el espejito para ver al verdadero “mastermind” de todo este relajo.

¡PUF! Al fin saqué todo eso. Si se te hizo largo, que bueno que no estuviste con mi cuate escuchando todo el rollo completo… Claro que faltó cómo nos controlarán con la credencial de elector y los celulares, pero eso es material para otra entrada, especialmente una con exceso de cafeína…

En fin, algo en qué pensar el fin de semana. Yo por lo pronto seguiré haciendo caso de la censura de Google y acabaré los mil detalles que salieron con el cambio.

IMPORTANTE: Hoy se fueron dos correos: no voy a pasar a atosigar a todos con correos de a qué hora voy al baño; solo di de alta el nuevo FEED y le di antes de publicar esta entrada. Solo se envía un correo por cada nueva entrada. Sorry por el desliz.

¿Te gustó el artículo?, ¡Dale “Me Gusta” y compártelo!

Empezando con un "Google Slap"

Publicado el: octubre 16th, 2012 por rarg 2 Comentarios

Empezando Con Un Google SlapBien, después de de mil años de dejarlo para después, por fin cambié el diseño de Aprende Cómo Ganar Dinero Por Internet.

Qué quieres… cuando hice este sitio fue con puro HTML y cada cambio era un relajo, pero ahora que ya está todo en WordPress, no sé cómo pude vivir sin él.

El sitio todavía está en “Beta” y seguramente verás más cambios en los siguientes días porque, para variar, Google salió con uno de sus chistesitos.

Mi primer blog “¿Se puede ganar dinero por Internet? “ salió “eslapeado” por Mr. G, quesque porque estaba haciendo spam.

Entiendo los esfuerzos de Google por combatir el spam y ha tenido algunos éxitos al respecto pero, ¿mi blog?

Está desde el 2008, prácticamente todo es contenido original, nunca he participado en intercambios de enlaces, clics, casinos, porno ni nada por el estilo.

Así que, aunque todavía me iba a tomar un par de días para probar todo, Blogger me hizo adelantarme.

Si al menos se detuviera el spam no me importaría perder tantas horas de trabajo, pero sigo viendo los resultados igual… hasta parece que premia a los que supuestamente quiere castigar.

Pero bueno, está “en revisión” para ver si regresa.

Y esto, aunque es molesto para mí, tiene una gran lección para ti. Hay gente que, no importa lo que pase, quiere hacer todo gratis.

Dicen que lo pagado “no es necesario” y que los demás solo lo hacemos por apantallar o cobrar algo.

Yo lo hice desde hace tiempo precisamente por esto. Hace un par de años también me suspendieron el mismo blog, por “actividad sospechosa”.

Tuve que pedir revisión y lo levantaron después de un par de días, pero no dejó de ser un problema, ya que en ese tiempo apenas estaba empezando a ganar por Internet y cualquier cosa era vital para mí.

Los dos días de ganancias que se me fueron me pegaron bastante.

Topes que pone Blogger

 

Solo por una sospecha, un servicio gratuito me hizo tropezar en el camino

 

En cambio, con este sitio yo tengo el control. Lo peor que puede hacerme Google es quitarme del índice, y eso se puede manejar por otros medios hasta que se regularice la situación.

Y si no, tengo mis lectores, suscriptores y ahora ya puedo complementar mis visitas con tráfico de redes sociales, artículos, WEB 2.0, etc.

Hace un par de años Google te podía dar el beso de la muerte, pero ahora solo te da el beso de la hepatitis… te puede enfermar un rato, pero si te cuidas no te mata.

Aunque espero que la revisión salga bien, tengo más de 300 entradas que publiqué a lo largo de 4 años y que Google desapareció en un instante. ¿Tú como estas? ¿Pueden borrar todo lo que has hecho en un segundo?

Mientras utilices servicios donde alguien más tiene el control, como Google, Facebook, WordPress.com o el servicio que quieras, en realidad no tienes un negocio.

Será tu negocio el día que tú puedas controlar tu contenido y los demás solo puedan ignorarte.

¿Banean mi dominio? Compro otro y paso todo mi contenido al nuevo. ¿No me quieren dar cuenta de Adsense? Saco otra red de anuncios o pongo programas afiliados.

Si estás pensando en hacer esto en serio, siempre toma en cuenta que, mientras alguien controle tu principal activo, tu contenido, realmente estás jugando al empresario de Internet.

No es que esté mal jugar un rato, pero no me hace ninguna gracia cuando tu compañerito de juegos te quita los dulces y te corre de su casa.

En fin, merecía más pompa y platillo este cambio de diseño, pero checa el sitio. La información está actualizada y pronto estarán disponibles nuevas secciones. En cuanto al otro blog… pues veremos que dice Mr. G…

Las sucripciones van a tener una “reconfirmación”, ya que cambió todo el rollo. Más adelante comentaré más instrucciones. Están pendientes el avance con lo de los PTCs y una de Google, pero eso lo veré cuando termine de mover todo el relajo.

Con esto hasta ganas me dan de hacerme spammer… al menos así voy a saber que me lo merezco.

En lo que se pone todo como estaba, baja la guía de los PTCs para que des clics mientras están saliendo los errorcitos de “NOT FOUND” y “MOVED PERMANENTLY”. Estoy en eso.